Blog

En esta sección podrás encontrar artículos educativos para docentes. Conocer las opiniones, reflexiones y últimas tendencias educativas de la mano de nuestros expertos impulsores. Un lugar de encuentro y diálogo abierto sobre educación en todas sus vertientes y visiones. Anímate a participar, tu opinión es importante. ¡No te lo puedes perder!

Año 2018 (5)
Año 2017 (13)
Año 2016 (56)
Año 2015 (29)

« Volver

¿Qué tiene que hacer la escuela para aprender de si misma?

Para responder a esta pregunta cabría preguntarse: ¿han cambiado los centros docentes tanto como se pretende para responder de forma eficaz a las nuevas demandas de la sociedad? O, por el contrario, ¿seguimos ante la presencia de un nuevo enfoque cuyo fragor nos ensordece pero nunca acaba de transformar el modelo educativo tradicional?

En el seno de las instituciones educativas, ¿cuál es el valor que se le reconoce a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para la innovación y el cambio de la enseñanza? En ese camino hacia el cambio, ¿cuáles son las principales concepciones o ideas docentes que prevalecen en los centros? 

El concepto de innovación aparecerá relacionado a estos tres usos: la creación de algo desconocido, la percepción de lo creado como algo nuevo y la asimilación de ese “algo” como novedoso. Por su parte, si unimos el adjetivo “sostenible”, es decir, 'innovación sostenible' la intención es definir aquellos procesos que reúnen múltiples facetas de manera que no aluden únicamente a la investigación y mejora directa sobre la educación, sino a todos aquellos procesos en los que participan otros factores y elementos alrededor del “ecosistema educativo; como la financiación, la formación del profesorado, la relación con las familias y la generación de una cultura profesional que haga que esas innovaciones sean perdurables en el tiempo y parte de la labor cotidiana de los docentes. En este sentido, las reformas desarrolladas de modo centralizado pueden ser el necesario comienzo de la innovación...pero nunca llevarán a cabo un proyecto sostenible.

Cambiar todos los sistemas implica cambiar todo el contexto en el que trabajan las personas. Si el contexto lo es todo, debemos centrarnos directamente en cómo cambiarlo para mejor. Esto llevará tiempo y esfuerzo acumulado, pero una vez iniciado, auto-generará su propia inercia.

Parece claro que para desarrollar auténticos procesos de innovación en el aula (con o sin tecnología), que realmente supongan una mejora de la calidad percibida, debemos poner sobre la mesa la importancia del profesor, como protagonista del diseño, la aplicación y la evaluación de cada paso en la mejora del aprendizaje. Eso implica la mejora en el conocimiento de su labor docente: en el saber y en el hacer.

En este contexto, nos podemos encontrar con tres tipos de profesores: en primer lugar, los Profesores colonos (Alejandro Piscitelli). Son aquellos sensibilizados que han ido "contagiando" al resto del claustro en el uso de las TIC en el aula. Quizá es la fórmula más extendida y crea unos pilares sólidos que, aunque con un proceso más lento, sustentan más firmemente los proyectos a realizar. En contra, se encuentran "vicios" y "privilegios" adquiridos que se concedieron cuando en los comienzos todo tenía un carácter más experimental. 

Un segundo grupo lo constituyen los que lo hacen por moda.  "No nos podemos quedar atrás", es su principal argumento. No somos un centro de calidad, “si no incorporamos las tecnologías” (por ejemplo). Para mí este es el comienzo erróneo. No suele existir un convencimiento pleno sobre la importancia del uso de las TIC, sino que se "mercantilizan" y se usan propagandísticamente, lo que lleva en algunos casos a adquirir material o iniciar proyectos que rápidamente se llenan de polvo. 

Por último, por actualización o modernización. Normalmente tras un cambio de equipo directivo o una renovación sustancial del claustro, con ideas innovadoras. Es el camino quizá más complicado, pero con garantías de éxito. Lo más difícil será convencer “de golpe” a toda la comunidad educativa de la importancia de los nuevos métodos de enseñanza y sobre todo de su efectividad en los resultados. A favor, dispone de gran información autorizada que demuestra que mejorará la calidad de la enseñanza, además de contar con el apoyo institucional.

Para que exista una cultura compartida del conocimiento, y que este genere una auténtica cultura de innovación; esta debe ser una calle de dos sentidos; uno es el valor que cada individuo en la organización es responsable de buscar nuevo conocimiento de modo continuo y hacerlo efectivo en su aula, el otro es que esos mismos individuos son responsables de compartir lo que saben para contribuir al conocimiento del resto.

 

Artículo redactado por el Dr. Raúl Santiago. Universidad de La Rioja

Comentarios
siendo autocriticos, innovando, actualizándose, ademas de ser humildes, que es la mejor cualidad que puede tener el ser humano.
Publicado el día 4/07/18 15:24.
Así es, importante ir de la mano con la innovación y los buenos valores.
Publicado el día 24/03/18 11:46 en respuesta a Tomas Aznar Sánchez.
Si José motivador y tu aporte???? no lo tomes a mal, reflexiona.
Publicado el día 24/03/18 11:45 en respuesta a Jose De La Rosa Vidal.
Tener personas que integran el sistema educativo involucrados con el proceso, es decir que sientan suyo el trabajo en el cual se encuentran.
Publicado el día 24/03/18 11:45.
El tema es muy intersante para todos aquellos que nos dedicamos a la docencia.Es muy enriquecedor. Muy buena aportación.
Publicado el día 8/03/18 6:45.
Publicado el día 10/02/18 11:18.
Publicado el día 10/02/18 11:18.
Publicado el día 10/02/18 11:18.
Que esa calle de dos sentidos exista siempre! Buen post!
Publicado el día 17/04/17 10:19.
Como dicen en este excelente artículo el valor de una escuela es el valor de sus individuos que generan una auténtica cultura de innovación. Muy buen artículo.
Publicado el día 11/04/17 21:01.