Blog

En esta sección podrás encontrar artículos educativos para docentes. Conocer las opiniones, reflexiones y últimas tendencias educativas de la mano de nuestros expertos impulsores. Un lugar de encuentro y diálogo abierto sobre educación en todas sus vertientes y visiones. Anímate a participar, tu opinión es importante. ¡No te lo puedes perder!

Año 2018 (1)
enero (1)
Año 2017 (13)
Año 2016 (56)
Año 2015 (29)

« Volver

#ABP: una innovación centenaria resumida en cinco sencillos pasos

¿Sientes la necesidad de cambiar algo y no sabes qué es?¿Quieres borrar la cara de aburrimiento en tus alumnas y alumnos y cambiarla por otra de interés?¿Te gustaría hacer algo realmente memorable en tus clases?

Entonces ya tienes la actitud necesaria para acercarte al ABP o Aprendizaje basado en Proyectos, una propuesta metodológica surgida a caballo entre el siglo XIX y el siglo XX y perfectamente asentada en otros contextos que te permitirá poner en valor los contenidos de tu materia al mismo tiempo que promover el desarrollo de las competencias clave de tus estudiantes.

Sin embargo, para que el ABP sea efectivo es necesario considerar cinco sencillos pasos que garanticen que tu diseño de la situación de aprendizaje es exitoso. Estos son esos cinco pasos.

 

1.    Diseña de pie
“Diseñar de pie” es la expresión que utilizamos en Conecta13 (http://conecta13.com) para expresar la idea de que la creatividad llega en movimiento. Libera tu mente y pregúntate qué desafío puedes proponer a tus alumnos y alumnas y qué producto final puede dar respuesta a ese desafío y, al mismo tiempo, garantizar su implicación. No te lo pienses: una buena caminata puede ser el comienzo de un gran proyecto de aprendizaje.

 

2.    Diseña con otros
Los Otros pueden tener la clave para hacer que tu diseño se convierta en una experiencia memorable. Habla con compañeros y compañeras que impartan otras materias para ver cómo podrían colaborar contigo. Analizad la posibilidad de realizar actividades conjuntas o de compartir tiempos y espacios; valorad cómo los conocimientos propios de su materia pueden ser relevantes, como conceptos o como procedimientos, para resolver el desafío que te habías propuesto. En el peor de los casos habrás compartido tu diseño y promovido el ABP en tu entorno; en el mejor de los casos estarás diseñando un proyecto interdisciplinar que redundará en mayor implicación de los estudiantes porque vuestro trabajo conjunto aporta lógica a su esfuerzo por aprender.

 

3.    Diseña para la interacción
El ABP es interacción. Seguro que puedes dar una lección magistral dentro del proyecto pero será una excepción: en el ABP la clave es cómo los estudiantes interactúan en grupos cooperativos para afrontar un desafío, localizar información, procesarla y elaborar un producto final que posteriormente es difundido dentro y fuera de la escuela. Así pues, el comienzo de todo es la interacción entre los estudiantes. Por ello piensa cómo los agruparás (¡siempre en grupos heterogéneos!), cómo promoverás la interacción, qué roles les asignarás, cómo accederán a la información, etc. Si piensas cuidadosamente cómo ser llevará a cabo la interacción, tu proyecto tiene garantías de éxito.

 

4.    Diseña para la socialización
No te engañes: no tienes todas las respuestas. Así pues, vence a la timidez y abre las puertas del aula tanto para que tus estudiantes salgan como para que entren en ella otras personas que aporten conocimientos y otras maneras de ver la realidad. ¿Sabes cuál es la consecuencia de esta apertura? Pues las dos consecuencias más importantes son, en primer lugar, que tus estudiantes aprenden más y mejor pues la información que obtienen es pertinente y proviene de una fuente de información relevante; pero, en segundo lugar, con esta apertura tu autoridad no se ve mermada, sino al contrario, porque hoy el conocimiento está en la red y solo quien está en contacto con los nodos de la red tiene realmente acceso al conocimiento: tú eres un nodo privilegiado, por conocimiento y por contactos, y abrir las puertas del aula es una demostración de autoridad y de presencia en la red de conocimiento.

 

5.    Diseña para la evaluación
No esperes al final para pensar cómo evaluarás: diseña tu proyecto con momentos para la evaluación incorporados de serie. Obviamente no hablamos de exámenes distribuidos regularmente por el proyecto sino de utilizar una variedad de herramientas para tomar datos y saber si el proyecto avanza adecuadamente y si los estudiantes están aprendiendo y disfrutando de la experiencia. En realidad, eso es evaluar: tomar datos para ayudar a nuestros aprendices y poder realizar los cambios oportunos si detectamos que surgen problemas. Así pues, cuida bien qué vas a evaluar, cómo y cuándo para tener puntos de control que garanticen que todo fluye con normalidad.

 

Y ahora, los dos últimos consejos: busca y prueba. Primero, busca en la red información sobre el ABP, uno de los conceptos más vivos hoy en Educación, y encontrarás decenas de proyectos que se muestran en la red para que otros docentes los comenten o los repliquen. Con esa información, no lo dudes: prueba. Inténtalo, diseña tu primer proyecto, atrévete. No solo aprenderán tus estudiantes sino que tú disfrutarás con la experiencia. Un proyecto puede ser una experiencia memorable para ti y para tus estudiantes: ¡anímate a vivirla!

 

¿Quieres saber más sobre ABP? 

 

Artículo redactado por Fernando Trujillo

Comentarios
Publicado el día 10/02/18 17:47.
También me queda claro que cualquier experiencia es enriquecedora para el alumno, como el caso de los medios audiovisuales, ya que desde un punto de vista psicológico, existe una ejercitación a base de repeticiones con lo que se puede llegar a automatizar un determinado aprendizaje.
Publicado el día 24/10/17 9:51.
Buenas Tardes quería saber cuando abren otro curso sobre: Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), el que inició el 10 de octubre ya está cerrado.
Publicado el día 6/11/16 10:16.